Preparándonos para el Día de Acción de Gracias.

Y así es como 2018 se va, se va, se va! Que rápido se me pasó el tiempo entre el nuevo trabajo y el arreglo de la casa para prepararla para rentar en AirBnB.

En el lado familiar, afortunadamente creo que la guardería que escogimos para Liam fue una buena decisión. Ha aprendido muchísimo y definitivamente ya dejo de ser bebe para convertirse en un preescolar que aprende de todo como esponja.

Es fantástico como mi esposo y yo hemos logrado compaginar nuestros trabajos con el cuidado de Liam y aunque a veces nos parece que pasamos muy poco tiempo con él, comparado con todo el tiempo que pasa en la guarderia, ha sido un esfuerzo que rinde frutos cada que sus brazitos se estiran para que lo cargue y me dicen, “Thank you, mommy” o “Gracias, mamá”. Ayer que estábamos los 3 recostados en la cama antes de prepararnos para descansar, lo vi tan crecido! Ya es todo un niño, ya dice no cuando no quiere algo y ese ser autoritario dentro de mi tiene que ceder para que él aprenda que sus decisiones se respetan y que tiene voz y voto en la casa, sin llevarlo a los extremos porque definitivamente estos niños de preescolar todavía son un poco irracionales.

Prueba de esto son sus decisiones de comer galleta en vez de tomar la medicina o preferir correr por el estacionamiento en vez de dar la mano. En fin, su mente puede que a veces no tome buenas decisiones pero ese cerebro si que es una esponja que todo, todo, todo lo absorbe… para bien y para mal.

Este mes ha cumplido tres años de vida y visitó por primera vez México, mi país de origen. Se quedó enamorado de ver tantas cosas distintas a su día a día en casa. Siguió leyendo todo lo que llegó a sus manos y tuvo una gran experiencia de viaje, con todo y las 5 horas de retraso en Houston mientras pasaba la tormenta que nos dejó atorados un buen rato.

Este viaje descubrí que le veo buena madera de políglota viajero, aunque eso sí, o es muy demandante a la hora de comer. Pero eso no me preocupa mucho porque yo era igual a esa edad, así que aun hay esperanza.

2018 ha sido un año lleno de retos, muchos de ellos superados y otros aun por superar. Si pienso en mi Día de Acción de Gracias del año pasado a este año, hay muchas cosas nuevas en nuestras vidas como familia. Cambios en el trabajo y en la dinámica familiar, cambios en la casa, viajes, en fin. Ha sido un año en donde nuestras vidas han sido llenados de bendición y alegría.

Cuéntenme, si hacen un balance de sus vidas, cual es el resultado? Se sienten alegres y agradecidos por lo que tienen y no tienen? Hay equilibrio en sus vidas? Que cambiarían o harían diferente para que dentro de un año tengan un buen sabor de boca al mirar atrás?

Me encantaría leer sus comentarios y reflexiones. Si necesitan aliento, escriban y nos podemos poner en contacto. Pregúntenme que hay en mi vida que me hace sentir alegre y agradecida. Y si encuentras util compartir este artículo en tus redes sociales, dale clics en compartir!

Gracias por leerme y tomar unos minutos de tu tiempo para visitar mi blog. Sigue al pendiente porque este fin de año tenemos mas que compartir contigo!!

Bendiciones!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *